lunes, 9 de junio de 2008

Microgeneración energética vs. energía nuclear

Últimamente estamos leyendo en diversos medios de comunicación, noticias interesadas sobre el número de centrales nucleares que harían falta para sustituir el petroleo como fuente de energía.

Si pusiesen al lado el número de paneles solares necesarios, y el coste monetario de las dos alternativas puede que no sonase tan interesada la información. Aun así, si las decisiones, en vez de políticas fuesen individuales, ¿Elegirían las personas energías que a ciencia cierta envenenasen el ambiente donde viven? La respuesta es NO.

La energía nuclear es también energía de combustible, y no sólo implica este tipo de costes, los costes de envenenamiento de la población, multiplicando la morbilidad en su entorno y entre sus trabajadores, en mi opinión no son asumibles, siquiera si se hiciesen en desiertos, y con los trabajadores acudiendo en transporte aéreo y/o teletrabajando.

Por otra parte se están produciendo avances significativos en la productividad de las células solares fotovoltaicas, que próximamente mejorarán la rentabilidad de los combustibles, a su precio antiguo y sin impuestos. Y la aparición de micro turbinas para la generación eléctrica eólica doméstica.

Esta circunstancia no debe gustar nada a los oligopolios de la electricidad ni a los gobiernos que recaudan buena parte de la tarta impositiva de la electricidad.

El mercado actual de las energías alternativas también produce impuestos para los gobiernos al ser concentrado y producirse transacciones. Incluso la microgeneración, es rentable impositivamente hablando pues se vende la energía a la red más cara que la que s e obtiene de la red.

El peligro inminente para las arcas de los oligopolios y los estados es que cada edificio, residencial o productivo sea capaz de generar su propia energía a un coste razonable instalando placas solares y/o micro turbinas. Con vehículos propulsados por energía eléctrica almacenada en baterias, que gracias a los dispositivos móviles son cada vez más eficientes, y recargadas domésticamente - además de los dispositivos de ahorro y generación que puedan disponer estos futuros vehículos.

Espero que no lo frenen. pero lo que más espero es que sean pocos los gobiernos estúpidos que sucumban ante la publicidad de la energía nuclear, energía que debería disponer de un compromiso mundial para su extinción por insalubre, y este hipotético tratado dispusiera de dos tipos de socios, los paises libres de energía nuclear y los que disponen de un plan para acabar con ella lo antes posible. Obviamente muchos grandes paises como USA, Francia o Gran Bretaña no lo firmarán ni a corto, ni a medio plazo, pero sus ciudadanos concienciados podrán hacer más fuerza si existiese este tratado, con muchos paises adheridos.

En un país, donde uno de sus principales sectores es el turismo, y dado el estrechamiento del diferencial de precios con nuestros vecinos, cada vez más orientado a la calidad del servicio, incluyendo los servicios públicos, el carecer de centrales nucleares puede ayudar y mucho a su elección como destino, mejor dicho, hacer nuevas centrales nucleares podría influir negativamente en la elección de España como destino. De hecho, y afortunadamente a ningún gobierno se le ha ocurrido crear centrales nucleares en Baleares. Su alta dependencia del turismo lo desaconseja, mejor llevarles energía mediantes cables submarinos.

En fin, que aunque actualmente es menos rentable en términos monetarios, en térmminos económicos - contando todas las implicaciones o externalidades como se dice en la jerga - es una apuesta muchísimomás razonable, y rentable la de la microgeneración.

Si los partidos quieren ideas para sus programas de futuro, no sólo hay que apostar genéricamente por las energías alternativas, no estaŕia nada mal un plan en el que se obligase a los edificios viejos - y nuevos - a generar energía fotovoltaica.

Actualmente hay compañías que se dedican a pagar la instalación de placas fotovoltaicas en los techos de naves industriales a cambio del 50% de su rendimiento, o sea que con el 50% del rendimiento pagan el crédito y además ganan dinero. El estado - cualquiera de sus administraciones, bien sean locales, autonómicas, o el gobierno central - podría crear empresas públicas que realizasen el mismo negocio - con ingresos, y por tanto menos impuestos para los ciudadanos - que además incluyesen los edificios residenciales. Y una ley u ordenanza que lo obligase en un período de tiempo determinado. Así conectando estas instalaciones a la red, y no dirigidas a la autosuficiencia se anticiparía a la posible bajada de recaudación que las futuras instalaciones autosuficientes provocarían.

Este artíulo ha sido inspirado por esta noticia.

http://www.ison21.es/index.php/2008/06/09/microgeneracion-vs-energia-nuclear-en-el-reino-unido

1 comentario:

Guubel dijo...

Una reflexión general me ha hecho cambiar hasta cierto punto la idea que tenía sobre las fuentes de energía. Hace mucho tiempo que la diversificación energética es imprescindible para la sostenibilidad. No creo que toda la producción deba dejarse en manos de las nucleares, pero es evidente que las renovables tienen un grave problema (pueden documentarse incluso en wikipedia porque el argumento es sencillo): hay "apagones naturales", es decir, días nublados que cortan o reducen drásticamente el suministro si dependiésemos solamente de solares, días "sin flechas" en lugar de "días con tres flechas" en Tarifa, con lo cual los molinos eólicos no serían molinos, sino gigantes, y además en paro... Etc.
Ya he argumentado muchas veces ("Ni limpia ni fija, pero vaya si da esplendor" -en mi blog) que la dependencia energética de una sola fuente es, hoy por hoy, inviable. La propuesta más sensata parece ser la de utilizar el hidrógeno como paso intermedio entre las generadoras (que podrían ser renovables o no, mientras no se pueda cubrir la demanda o regularla con unos hábitos que no sean tan despilfarradores), y los grandes y medianos consumidores. Por decirlo así, el hidrógeno se puede almacenar. La fotovoltaica, por poner un ejemplo de lo contrario, o se usa en ese momento, o se pierde en su mayor parte. De todas maneras, el problema es de voluntad de los poderes económicos de permitir que un recurso esté al alcance de casi todos, y de unas políticas que penalicen el despilfarro (basta ya de culpabilizar al pequeño consumidor doméstico, que una central petroquímica o de cualquier otra índole contamina varias magnitudes más que un hogar, leñe!!!)
Más sobre producción de energía:
http://alertaminima.blogspot.com/2007/12/ni-limpia-ni-fija-pero-vaya-si-da.html
Más sobre el hidrógeno:
http://video.google.com/videosearch?q=hidr%C3%B3geno&hl=en&sitesearch=#