jueves, 9 de febrero de 2012

Ellos - los fascistas - están aquí entre nosotros, pero nosotros ¿Donde estamos?

José Miguel Serrano Ruiz-Calderón -anti-bioética: Enlace a la sentencia Garzón.:

Acaban de sentenciar a Garzón, de paso han conseguido que los delincuentes a los que perseguía salgan de rositas.

Además por unanimidad.

Cantaba Lluis Llach con muho acierto Ells son aqui entre nosaltres Pero nosaltres On som? - Ellos - refiriéndose a los franquistas - están aqui entre nosotros, pero nosotros ¿Donde estamos?

La "modélíca" transición dejó impunes a los franquistas y a sus colaboracionistas, ninguno fue destituido de la judicatura, mucho menos juzgado y enviado a prisión.

A nadie se le escapa que esto ha sido una represalia a un juez demócrata, siquiera izquierdista.

A nadie se le escapa que los actuales elegidos por los españoles para gobernarles siguen teniendo simpatías franquistas, lo han demostrado gobernando y en la oposición no condenando jamás los crímenes del franquismo, siquiera reconociendo el pan y la sal a sus represaliados.

Ese "no pasa nada" ahora somos todos demócratas, ya lo hubiesen querido para si, los Musolinianos, los Hitlerianos los colaboracionistas franceses, y los argentinos, pocas dictaduras han pasado a ser democracias con la total impunidad de los dictadores y sus colaboradores, ahora nos gobiernan los que colaboraron con ellos con mucho gusto o sus herederos ideológicos.

Los españoles los eligen, y cuando han elegido a otros, los poderes fácticos, la justicia, el ejército, la banca y muchos otros, han seguido en sus manos.

Los otros, esos a los que Lluis Llach preguntaban ¿Donde estaban? además de estafados y timados estamos siendo burlados, con dos manos moviendo sus dedos en frente de sus narices. Quizás recordando aquel "todo atado y bien atado" que se le atribuye a Francisco Franco su amado dictador. ¿Donde está ahora el "demócrata" Jefe de nuestro Estado defendiendo a la democracia de este ataque?

Si cuando roban de nuestros impuestos se las arreglan para salir indemnes, si cuando matan a los que no piensan como ellos también, ¿Qué tenemos que hacer nosotros, los demócratas?

Porque no es derecha contra izquierda, de hecho en economía el PSOE es de derechas, los votantes de CiU, PNV y Coalicíón Canaria y casi todas las demás derechas no PP exceptuando sus escisiones, y por supuesto los de las izquierdas, tenemos claro que el PP es el heredero del franquismo, no un partido demócrata de derechas o de extremo centro como su propaganda transmite.

Y a pesar de eso sobre una decena larga de millones de votantes, sigue votándoles, cambiando el signo de los gobiernos cuando los demócratas decidimos votar en mayor proporción en su contra, que quedarnos en casa, con una ley electoral postfranquista que el PSOE no ha querido cambiar, que les beneficia sobremanera.

Y una constitución que en todo lo que suena a democrática se queda en meras frases hechas, "la soberanía recae en el pueblo", pero este no puede enmendar la constitución mediante referendums, como leemos en la prensa que se hace en cada elección con las constituciones de los estados de USA o en Suiza, o la ridiculizada Venezuela que votó en contra de una reforma constitucional de su reelegido presidente tachado aquí de dictador.

La representación en el congreso de los diputados será proporcional, pero la ley electoral obviamente produce repartos de escaños no proporcionales de manera alguna.

Habrá separación de poderes, pero el legislativo elige al ejecutivo y al judicial, por loq eu uno de los principios básicos de las democracias modernas, el de la separación de poderes, no se cumple.

Por no hablar de los derechos al trabajo y a una vivienda digna, totalmente vacios de contenido.


Es hora de enterrar el PSOE - no defiende siquiera principios democraticos, es el alter ego del postfranquismo sin serlo siquiera sus votantes fieles, muchos menos los ocasionales que son los que le dan las mayorías parlamentarias cuando no se quedan en casa - para hacer partidos demócratas de derechas e izquierdas, votarlos, ganar las elecciones, juzgar a los jueces franquistas como elos han hecho con Garzón, y a todos aquellos que impunemente delinquen desde cargos electos, y los que han colaborado con ellos en poderlo hacer. Quizás haciendo un frente democrático unido frente al PP.

No seremos un país demócrata hasta que los fascistas, al menos algunos destacados, vayan a la cárcel, no es sed de venganza, es dar ejemplo, así antes de obrar con ese descaro, si vuelven al poder, porque en el último siglo da igual que maten o roben, ellos son impunes, no sé que dirá de esto la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana - SICAR - en la biblia en el éxodo 20, los mandamientos, se dice bien claro que robar y matar son contrarios a la ley de Dios, sin mencionar excepciones, claro que igual nos consideran sus esclavos - Éxodo 21 primera ley de Dios, sobre los esclavos - y consideran que robarnos y matarnos es su derecho.

Si yo fuese activista político, los miembros de ese tribunal, serían automaicamente denunciados por prevaricación en España y por colaboracionestas con la dictadura franquista en el tribunal penal internacional, en forma de represaliadores del único juez que se ha atrevido a abrir el melón de las reparaciones a los represaliados del franquismo, y al igual que han hecho ellos poniendo toda la carne en el asador, para que los condenen, aunque sea de manera injusta.

Y probablemente sean inocentes como creo que lo es el Juez Garzón, pero mi impresión es que esto no ha sido un juicio normal, sino uno con serias presiones políticas, y algunos de los votantes  - no puedo afirmarlo - votando a gusto sin necesidad de ser presionados.

Eso que dicen los franquistas y católicos de toda la vida de que su moral es superior, debe ser cierto, tan superior que es distinta de la que los demás tenemos, porque si tuviéramos la misma que ellos, aunque fuese un ratito, mucho peor les iría.

Claro que esto no va a pasar, y los franqusitas y postfranquistas van a seguir delinquiendo impunemente y represaliando a los poquitos que se les han colado en su sistema. Y seguiremos preguntándonos ¿Pero nosotros donde estamos?

No hay comentarios: