domingo, 10 de octubre de 2010

Ley del cine: ilustres Ignorantes

La majors han sorteado todas las legislaciones pretendidamente protectoras del cine patrio.

Han convertido el vamos a tal cine (el GRAN VIA) a ver tal peli (LA GUERRA DE LAS GALAXIAS) en vamos a una multisala, y de lo que eche a ver si alguna no nos va mal.

Han expulsado al cinéfilo del cine, para convertirlo en cliente de filmotecas y alquiladoras especializadas de DVDs.

El cine español no ha conseguido casi lugar en este modelo.

Si existiesen en cada gran ciudad o área demográfica una multisala de 16 pantallas con proyectores digitales que estrenasen 4 películas a la semana con 4 semanas mínimo de exhibición, a 5€ la entrada (7€ ahora las de las majors) estarían llenas.

Dado que actualmente todas las multisalas emiten las mismas películas, NO COMPITEN, simplemente vas a ver "EL CINE" a la que te venga más cómoda, cerca, o cerca de donde vayas a ir luego o antes.

Estas hipotéticas salas pueden venir de COMPRAS financiadas por el MINISTERIO dedicando algo del dinero para financiar la producción por la de financiar la exhibición. Parte del dinero a priori cambiado por garantizar exhibición suficiente para recuperar por taquilla, y derechos de TV - mayores gracias a la notoriedad de la exhibición en salas - lo invertido.

Dado que son bienes inmuebles - las multisalas -, el ICO podŕia dar hipotecas del 100% a 50 años con carencia de amortización y amortización libre -- a los 15 años en viviendas la hipoteca suele igualarse al alquiler, y a los 25, por la inflación se convierte en irrisoria -, y el ministerio avalar las cuotas, que se pagaŕían de los ingresos de taquilla y sólo si al comenzar el negocio no diese suficiente tendría que pagar, recuperándolo cuando mejore el negocio. Cosa casi improbable - la de que no de para cubrir gastos - si se va con tiento al principio.

El adquiriente de las multisalas podría ser una fundación para todas con miembros de todos los estamentos del cine, o cada sala una fundación distinta, de cada estamento de la academia de cine, de los actores, de los productores, etc.

Sus trabajadores, copiando aquí a Hollywood, deberían ser actores en formación o actores figurantes en paro o temporalmente sin trabajo, no sólo atendiendo el multicine - que se ha minimizado en personal - también restaurantes anexos de gastronomía tradicional regional española.

No se ha explotado todavía mediante cadenas organizadas la gastronomía regional española, es más sencillo encontrar un Mexicano, Tex Mex, Italiano, u oriental que un Asturiano, Valenciano, Andaluz o Catalán en una gran superficie. Gallegos hay algunos, pero no cadenas, y el primero que lo enfoque bien puede hasta exportar las fórmulas. ¿Porque no el gremio de actores como trabajo de espera al próximo papel.? Mejor si es en conjunción con los alumnos recientemente salidos y/o en prácticas de las escuelas de restauración.


Intentarlo es sencillísimo, los exhibidores se quejan de que el negocio va mal, una compra de una multisala les quita una pesadilla ¿no? y el comprador al exhibir el ÚNICO producto de la competencia, a menor precio, en una única multisala, tendrá las salas llenas, se comprará para fin de semana anticipadamente, y entre semana habrá bastante más gente que en otras salas.

Luego habrá que medir cuantas de estas multisalas deben haber en las grandes capitales, o sea si debe haber una por cada 100, 200 o 300 mil habitantes. Pero de momento no hay NINGUNA. Y seguro que funcionarían en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Bilbao, y casi seguro en todas las capitales de provincia, ciudades y áreas de más de 100.000 habitantes.

Poco dinero costaría esto - si cuesta - al Ministerio (parte de los intereses no cubiertos por los ingresos, de darse esta circunstancia, y reintegrables en el futuro), y reportaría ingresos no sólo a los productores, sino a actores en paro - menos gastos en prestaciones para el estado - y a las fundaciones del mundo del cine. todo esto sin tener que legislar nada.

Estos multicines pueden también establecerse en las grandes capitales mundiales, con subtítulos, y en las grandes concentraciones de hispanoparlantes, Buenos Aires, Mexico DF, Miami, Nueva York, los Ángeles, Guatemala, Bogotá, etcétera. Dando un mercado a las productoras que ahora ni sueñan a un coste ridículo - si se diese - e incluso con ingresos casi seguros.

Este modelo no necesariamente es lo mejor que se pueda pensar, pero si muchísimo mejor que lo que hasta ahora se ha intentado mediante leyes, el cine español tiene las mismas audiencias que el USAmericano en TV, no es peor, si se pone un poco más barato y en una multisala frente a casi la decena que hacen "lo otro" se llenará, y más que con cualquier ley.

Por eso digo lo de ilustres ignorantes, homenajeando al gran programa de humor de D+, nada de lo que han hecho ha servido para parar ni cambiar el plan de las majors, es hora de hacerles simplemente la competencia.

Este sistema para 50 semanas permite exhibir 200 películas durante 1 mes. Obviamente las más exitosas se prorrogarían, pero se estaría justo en el intervalo de exhibición del 100% de la producción nacional al menos un mes en una sala en cada gran área de población dejando además pocos títulos para que las majors cumplan la ley u obligándolas a que estos sean casi todos necesariamente de "reestreno".

El exhibir un mes por película recobraría la recomendación de la peli, para las peor promocionadas, noveles o de menor gancho, entre el público más selectivo a la hora de acudir al cine. Muchos de los que van al cine, y allí eligen, más del 25% de las veces, en vez de ir a "lo otro" irán a la sala de cine español para ver otro tipo de cine, y los que se tendrán que preparar para la competencia serán los otros, incluso en su terreno, al menos en las grandes capitales, pues siendo fundaciones privadas, tontas serían si no intentan el salto al menos a grandes capitales.

Pero no caerá esa breva, soluciones políticas inteligentes, que pocas se hacen.

No hay comentarios: