martes, 19 de enero de 2010

Estabilizadores automáticos y amortiguadores para las próximas crisis

Me encantaría que los partidos de izquierdas propusiesen en la próxima campaña electoral varios ESTABILIZADORES AUTOMÁTICOS y AMORTIGUADORES para la próxima crisis. Dado que en las próximas elecciones estaremos empezando a salir de esta, pero con el electorado sensibilizado, y hacer de estas propuestas CONCRETAS parte del eje del debate electoral, que normalmente recae en los temas que a la derecha conviene, y este, desde luego no conviene a la derecha, pues su mero planteamiento desmiente su cacareado elogio al mercado.

En esta crisis nos han metido los bancos y las cajas, no sólo los extranjeros, las medidas ante ese problema de los nuestros ha sido reducir el crédito - creándose así aun más morosos - pero no a todos, a los grandes les han hecho quitas y a los pequeños les han subido el precio del dinero.

En primer lugar crear una banca pública, la venta de Argentaria fue un error, que no dé grandes préstamos, y que mantenga la cantidad y la calidad del crédito, de forma que el oligopolio bancario no se aproveche de los clientes con menos poder negociador.

En segundo lugar fomento del cooperativismo tanto en la creación de nuevas cooperativas, dándoles ventajas en las contrataciones públicas, como permitiendo que se rebajen la jornada laboral con rebajas proporcionales del impuesto de la Seguridad Social (que paradógicamente legalmente no es un impuesto) entre las modalidades de cooperativismo a fomentar, el del transporte, el de obreros de la construcción, el de fábricas intensivas en mano de obra - es muy difícil hacer cooperativas intensivas en capital como la excelente Mondragón-, de autónomos actuales mediante redes nacionales en algunos casos, compartiendo marca en forma de cadena en otros, cooperativas de compras, y cooperativas de venta sobre todo en el caso del sector agrario minifundista andaluz, relativamente reciente y poco cooperativista al revés que el valenciano. Y mediante ayudas a los municipios más afectados por el desempleo para que desde las corporaciones locales, poniendo un economista a su servicio para empezar el negocio se coloque a los actuales parados en cooperativas de nueva creación.

Estas dos medidas, harían que las futuras crisis en vez de castigar tanto la cantidad de puestos de trabajo, castigarían las horas de trabajo, y por tanto los salarios, liberando fondos del desempleo para otro tipo de ayudas que la mera prestación, y no se destruirían empresas, difíciles de crear en un futuro, sino que se bajaría o subiría la actividad cooperativa y de los cooperantes sin dejar a los trabajadores en la calle. Obviamente legislar para estas nuevas cooperativas ayudadas y puestas en marcha desde la administración a hacer una reserva, pongamos del 20% de la masa salarial, como fondo de resistencia ante las crisis, y permitiendo trabajar en ellas tanto a tiempo parcial como total. Podrían empezar como "empresas municipales temporales a convertir en cooperativas en un plazo".

Otro estabilizador automático, sería un seguro de desempleo obligatorio para las hipotecas que cubriese las cuotas en este caso, o simplemente obligar a la banca a refinanciar al mismo tipo el préstamo concedido en estos casos, automáticamante hasta que el principal alcance el valor de tasación o una mezcla 50%-50%.

La economía de las grandes empresas es perjudicial, necesitamos muchas pequeñas empresas (y cooperativas) que coopitan, o sea que compitan y cooperen, de forma que se deben incentivar asociaciones empresariales de distintos ámbitos territoriales, para que compitan en sus zonas contra otras, y cooperen entre ellas invirtiendo conjuntamente en compras, mercadotecnia (marketing) etcétera, en vez de grandes empresas que si caen enteras hacen mucho daño, pues de caer una de estas redes caerían parte de sus miembros, pero no todos, manteniéndose el negocio para recuperar pronto las zonas que cayeron con los mismos o distintos socios.

Supermercados / hipermercados de productos españoles cooperativistas. Estamos dominados por la distribución alimentaria francesa, aun así Mercadona, Eroski, Consum y otros tienen una buena cuota de mercado, a estos agentes hay que añadir el sustituto de los mercados municipales. Grandes superficies promovidas por el estado, como los mencionados mercados municipales, con cines que sólo emitan cine español y no USAmericano para disponer de una exhibición de nuestra cultura y de otras distintas de la imperante, con cadenas alimentarias de nuestra rica gastronomía regional, restaurante vasco, catalán, gallego, valenciano, castellano, andaluz, canario en cada uno, gestionado por las escuelas de hostelería de cada especialidad, teniendo en algunos establecimientos a los aprendices y en otros a licenciados en su primer empleo, hipermercado de productos españoles, que producimos de todo lo que se vende en un supermercado, incluyendo ropa y calzado, que cada vez se vende más en esos lugares. Cadenas de ropa con varios fabricantes unidos en una franquicia de distribución, etcétera. Estos centros comerciales serán más visitados en época de crisis porque el consumidor sabe que estará ayudando a que su vecino mantenga su trabajo, pero también podrían situarse en las grandes ciudades internacionales, primero en las más castellanoparlantes, y luego en todas, pues hay mercado para la restauración y el arte español en todo el mundo, muchísimo más de la cuota que actualmente se goza, desde luego si hay franquicias de comida basura que ganan dinero, imagínense lo que ganarían las de cocina regional que pudiendo competir en precio con platos tradicionales exquisitos y baratos de hacer en España, en el extranjero se pondrían las botas.

Todo lo que estoy proponiendo no es más estado, yo no quiero más estado para que sea deficitario, y si es beneficioso se malvenda al amiguete de turno, es que el estado ayude a organizarse a sus ciudadanos, trabajadores y empresarios frente a la amenaza para todos de las grandes corporaciones que minimizan sus ingresos o salarios haciendo a todos los españoles mejor pagados, mas productivos y a las empresas españolas ingresar más, eso si, con ayuda del estado para que se organicen, con créditos blandos, creando el espacio y alquilando los locales con opción de compra o como mejor parezca, pero dando el empuje, recuperando la inversión, si es posible con un excedente para cubrir fracasos parciales, y siempre menor que si fuese un negocio privado, y dejando volar a estas asociaciones varias de "ayuda mutua". La derecha carecería de argumentos contra estas propuestas, aunque desfavorezcan a sus verdaderos defendidos, las grandes corporaciones, y parte de su electorado, el autónomo adinerado y el pequeño empresario se vería en la encruijada de votar a su partido de siempre o al que está proponiendo las cosas que económicamente le gustan, Y son de izquierdas, recordemos que las grandes corporaciones son las verdaderas enemigas del bienestar de la población, no los pequeños y medianos empresarios que según el propio Marx forman parte del proletariado aunque sean lumpenproletariado (o sea no se sientan proletariado).

Claro que habrían otros más de índole más técnica y menos comprensibles por el electorado.

Se puede empezar YA, crear en Madrid y Barcelona dos grandes superficies piloto como las descritas aquí, sería una gran noticia, y tardarían unos dos años en construirse, con publicidad continuada de las cooperativas y asociaciones de PYMES que se unen al proyecto, y si se quiere ser un poco más ambicioso, se añaden Valencia, Sevilla, Málaga y alguna más.


Por último, pero no menos importante, el servicio de estudios otrora prestigioso de un gran banco español juega a desinformar, dice que los precios de la vivienda deben bajar hasta un 50% y resulta que ya empiezan a subir de precio, dice que el salario de los funcionarios debe bajar, cuando (y algunos están sobrepagados) eso no aliviaría ningún problema económico, es más los países más productivos cuentan con el doble de porcentaje de población en el sector público, eso si, no dicen nada de lo que se ahorraría el sector público si se autoabasteciese más, por ejemplo las empresas de servicios de radiología se forran a costa del presupuesto sanitario, una empresa pública de ese servicio lo proveería mucho más barato, alguien está malversando nuestros impuestos, y eso ocurre en todas las CC.AA., gobierne quien gobierne, los beneficios son escandalosos, tanto como que hay máquinas que se pagan con la facturación de un mes, no hay más que preguntar a un técnico de mantenimiento de esas máquinas, y los gobiernos lo saben. Y no digamos en la obra pública donde el oligopolio de los grandes contratistas subcontratan todo, con tales márgenes que se puede llegar hasta una cadena de 4 subcontrataciones, con una empresa pública de subcontrataciones, nos ahorraríamos casi la mitad, y ese dinero no llega más que a 4 manos, o sea que eso si que beneficiaría a la economía y no que los funcionarios ganen menos, porque ese dienero si que tiene efecto multiplicador por su alta propensión marginal al consumo, vamos, que se lo gastan y hacen mover la rueda, no como los beneficios del oligopolio de contratistas del estado que la drenan.




No hay comentarios: