jueves, 4 de septiembre de 2008

Certificado de calidad para webs, urge

Como todo geek que se precie, he estado probando el nuevo navegador de Google, el ya famoso Chrome.
Está muy bien, pero echo en falta las extensiones, y sobre todo el abrir todo en pestañas donde agrupo en directorios 4 diarios deportivos (Marca, As, Mundo deportivo y Sport) e incluso la extensión anotar en google bloc de notas.

Lo recomiendo probar, pero me quedo con Firefox.

Pero el asunto que me ocupa es que la web de la compañía de seguros para la que trabaja mi madre, y me hace trabajar a mi en ella, y tantas otras, no me deja entrar con mi nombre de usuario y contrasena, en Firefiox tengo que usar la extensión "ie tab", y en Linux no he encontrado la manera de entrar, siquiera con el IE de wine.

Al igual que Aenor certifica la calidad de nuestras empresas, debería certificar, esta, u otra compañía la accesibilidad desde cualquier sistema operativo o navegador a las aplicaciones remotas. Estas aplicaciones no deberían obligar a los usuarios a usar un determinado navegador, y mucho menos un sistema operativo.

Los gobiernos están para proteger a los ciudadanos, ya los señores fecudales a cambio de protección recibían sus impuestos, y otra vez nuestros gobiernos están fallando. Digo nuestros, porque bien podría elaborar una norma cualquier departamento de consumo de las CC.AA. como algún ministerio, o alguna directiva europea, presentes y pasados, que la web lleva ya un buen tiempo entre nosotros.

No sólo hablo de que sean totalmente compatibles con MS IE, Firefox, Google Chrome, Opera, o Safari sino con todos, Iceweasel y muchos otros. Y en el peor de los casos disponer de diferentes interfaces para cada uno de ellos, al menos los que dispongan de una cuota del 1% del mercado.

El actual panorama, además de decir poco a favor de los programadores de web corporativas, demuestra una vez más que el mercado no es un buen asignador de recursos, por mucho que los liberales se les llene la boca cada vez que hablan de él y echen la culpa de todo a las inflexibilidades en vez de reconocer de una vez por todas que los "mercados perfectos" - que es la definición económica de cómo deberían comportarse los mercados según los liberales, derechistas, conservadores, o como se les quiera llamar - no existen.

Todos los mercados, tienen sus características, y comunes, las barreras de entrada, tendencia al oligopolio o al monopolio, su propia segmentación, diferntes elasticidades en diferentes segmentos, diferentes calidades, y una información muy lejana del óptimo paretiano - en los "mercados perfectos" se supone información perfecta y como peor de los casos información con óptimo paretiano, aquella en la que conseguir más información ya no es rentable-

En fin que a mi entender urge una ley, disposición, directiva o reglamento que obligue a las aplicaciones empresariales a ser compatibles con los navegadores más usados del mercado, una normativa antimonopolística, y defensora de los consumidores, que deben poder usar su computadora en la web independientemente de que su sistema operativo o navegador sea el mayoritario porque el programador web sea un inútil o simplemente porque a ellos les resulte más cómodo.

Por otra parte, Cheeroke, o Apache están infrautilizados en España, siendo gratis, en favor de otras herramientas de pago - menudos decisores que prefieren productos de pago a gratuitos - así como progrest SQL y otras bases de datos gratuitas, aunque en este caso para ciertas aplicaciones merece la pena pagar a Oracle, IBM u otras.

De paso en este estandard debería incluirse OASIS y PDF para los documentos, y extender el uso de open office, Lotus simphony o Sun Staroffice en la web, así como los formatos abiertos de audio y video ogg, poniendo a disposición de los usuarios en la sección de utilidades programas gratuitos para la gestión de estos archivos, multiplataforma en vez de obligar a comprar otros privativos o a no poder elegir la plataforma. Incluso que cada empresa se hicisen sus propias distribuciones Linux ad hoc, pero eso ya sería demasiado.




No hay comentarios: