jueves, 1 de mayo de 2008

Roma no paga traidores, y de paso mejora de la financiación municipal

De ser yo gobernante apostaría por una enseñanza exclusivamente pública, y dejaría la libertad de acudir a centros privados de enseñanza dejando, por supuesto la evaluación final por curso a un organismo estatal.


La iglesia está utilizando partidistamente, a favor de las ideas de la derecha postfranquista, su privilegio de actuar como docente dentro del sistema estatal.

Los profesores, son en su mayoría laicos, e incluso muchos de ellos afiliados a sindicatos de izquierdas, y votantes de opciones de izquierdas, no sé si mayoritariamente, pero muy cerca. Estos docentes están sometidos a una autocensura, que les hace actuar más a la derecha, incluso, aun si cabe, que los propios convencidos, por la propia dinámica del converso (del falso converso, como suele ser habitual entre los conversos).

Así muchos de los alumnos que van al centro educativo que el estado les proporciona, en este caso gobernado por la iglesia, salen formados en el aspecto ideológico como hinchas de un club de fútbol, a favor de las opciones de la derecha postfranquista. No sólo por lo que les inculcan, sino por no desentonar con el entorno, por los mecanismos de adopción social de ideas sociales, que suelen hacer a los individuos gregarios de las opiniones dominantes en su entorno, y a los discrepantes, sufrir ataques del entorno.

No será este gobierno, pero deseo que alguna vez, algún gobierno de izquierdas se decida de una vez por todas, a prohibir a todas las confesiones religiosas el administrar los centros públicos de enseñanza, e incluyo, por supuesto, a los concertados.

Claro que los gobiernos autonómicos son los responsables de esta situación, Deberían crear colegios públicos para poder ofertar todas las plazas, de forma que los centros no estatales no fuese necesario concertarlos.


La necesidad económica es la perversión de nuestro sistema educativo, pero se puede cambiar, hacer una instalación docente es una inversión del estado, pero considerada como gasto público, la rentabilidad es social, no monetaria. esto se debería cambiar.

El mejor sistema educativo del mundo, según el informe PISA, es el finlandés, público y municipal, ahora los municipios han visto bajados sus ingresos por licencias urbanísticas, el problema educativo podría ser la solución. Los nuevos centros públicos de educación, deberían incluir, en el mismo terreno, y con la misma calificación previa de zona escolar - para quien no entienda de urbanismo, suelo gratis o a precio de chavo o cedido forzosamente por el urbanizador -.

En primer lugar aprovechamiento de las instalaciones como centro deportivo y de ocio en horarios y períodos no lectivos, separando la administración del edificio de la de la docencia, sólo ocupante temporal del edificio. Y esto vale para centros ya construidos, y se podría hacer ya. Transfiriendo desde las comunidades autónomas a los ayuntamientos la gestión de los edificios e instalaciones educativas para poderlas aprovechar como centro cívico.

En segundo lugar edificación junto con los nuevos centros de viviendas, suficientes, para que financiadas sólo pagando intereses - esto se suele hacer para edificios en alquiler - y alquiladas sean un negocio que pague la edificación tanto del centro como de las viviendas, que deberían ser de un tamaño mínimo, como apartahoteles, para ser viviendas de emancipación, o sea asequibles para ser ocupadas por jóvenes que se independizan, divorciad@s, solteros convencidos, y cualquier tipo de colectivo que prefiera vivir en una vivienda pequeña y barata, que en una más grande, y por tanto más cara. España adolece de falta de este tipo de viviendas, entre otras cosas porque las ordenanzas municipales las hacen muy difíciles de construir. Reservar este nicho de mercado a la administración municipal para financiar sus propias instalaciones públicas es un excelente método de financiación, ahorra impuestos, y podría servir de elemento contracíclico en la construcción, de lo que ahora estamos muy necesitados.

En tercer lugar, y allá donde el tamaño de la población lo permita, centros comerciales, de propiedad municipal, donde se ubicarían,en vez de multinacionales, al comercio local, tanto en mercados municipales, pero con las mismas ventajas y comodidades que los centros comerciales, en cuanto a aparcamiento y concentración, en vez de un hipermercado, normalmente de capital extranjero, tenderos locales, con proveedores locales. Y no sólo en alimentación, restauración, ocio nocturno - evitando molestias del tráfico -, electrodomésticos, y todo tipo de comercios, podrían tener una segunda tienda o simplemente la única compitiendo con las franquicias y cadenas multinacionales en igualdad de condiciones o casi, mejorando la economía local. dentro de este apartado las salas multicine, podrían ser de explotación directa, y multiusos, pues además de programar cine, podrían programarse festivales de cine, música, teatro, y por supuesto obras puntuales en gira. Y rizando el rizo, en cine, reservar el 50% o el 100% para cine español. Y usarlas como aulas de centros de enseñanza musicales, de danza, y teatro si fuese el caso por las mañanas, así como para proyectar documentales y películas de la filmoteca para culturizar y enseñara a los estudiantes del centro escolar.


En fin que rentabilizando las instalaciones escolares, municipalizando la propiedad y gestión de los inmuebles escolares y su entorno, sería rentable pecuniariamente para los concejos, y además para la sociedad. Dejando por otra parte intacta la competencia de la Comunidad Autónoma.

Lo mejor sería que obviamente estos centros sustituirían a los confesionales, y sin prohibirlos, al dejar de ser necesarios, y por tanto desaparecería el gran poder que ahora detentan.

Este comentario ha sido provocado por la oposición a la asignatura de educación para la ciudadanía, que por muy adaptada que la impartan, saben que perjudica a su adoctrinamiento, pues muestra otro lado de la realidad a sus cautivas víctimas, y digo víctimas, porque yo he sido educado por los jesuitas, y escuchar tanta mentira junta durante tanto tiempo, o te curte o te destroza la vida, y en proporción mucho más lo segundo. Como envidio a quien se haya podido educar en la Institución Libre de Enseñanza, que esa sí debería existir y ser concertada, y según la actual ley debería usar subterfugios para poderse acoger. Y en mi período vital en centros públicos. Que por otra parte acogen a profesores que cobran más, disponen de menos horas lectivas, o sea más tiempo para prepararse las clases y han superado una oposición, o sea, que aunque no es garantía de que individualmente sean todos mejores profesores que los de la concertada, en conjunto si que lo son, o sea que se está obligando a ciudadanos que pagan igual impuestos que otros a acudir a centros privados con peores prestaciones de calidad que los que tienen el privilegio de acudir a los públicos. Y hay que acabar también con esa discriminación.

En fin, que disimuladamente, con una mejora de la financiación local a través del uso de suelo escolar para actividades recaudatorias, las comunidades autónomas podrían conseguir un sistema educativo totalmente público, rentable por vias asociadas en cuanto a sus infraestructuras, tanto pecuniaria, como socialmente, y eliminar el principal factor, en mi opinión, de los malos resultados del informe PISA en España, el gran peso de centros confesionales y dogmáticos en la enseñanza, que obviamente no debería ser dogmática en mi opinión, sino crítica.






http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=20510

No hay comentarios: