lunes, 28 de abril de 2008

Sexismo obsoleto, pero aun protegido por las leyes de matrimonio y parejas

    Últimamente la población activa crece, ya no tanto por la inmigración, sino más porque la tasa de incorporación de los dos sexos al mercado laboral se asimila a los porcentajes de economías más desarrolladas.

    Ya es muy difícil encontrar matrimonios jóvenes, mucho más matrimonios o parejas jóvenes donde  uno de los miembros de la pareja no sea demandante de empleo, lo tenga o no.

    Pero aun tenemos leyes de divorcio más cerca de un castigo, que de una disolución societaria. En la vecina Francia, gracias a sus leyes, divorciarse no es un sobrecoste para el resto de tu vida, los descendientes se reparten en custodia compartida por defecto, y el bien principal que suele ser el domicilio conyugal con su correspondiente hipoteca, o se vende y se reparte, o se subasta, también lo puede comprar uno de los miembros de la pareja, por supuesto.

    Así es muy sencillo, con ese dinero comprar otro domicilio, con su correspondiente hipoteca, bien sea a solas, bien sea con la siguiente pareja, pues la mayoría son monógamos sucesivos, o sea polígamos en el tiempo.

    Que la monogamia no es natural ya lo escribió Moisés en el éxodo, a dictado o no de Dios según se crea,  - ver PS al final de esta entrada -

    La noticia  que origina este comentario es la de que se está pensando en ayudar de los impuestos de todos a las personas divorciadas expoliadas por sus parejas. y no me parece justo.

    Lo justo, en mi opinión sería, una ley que no permitiese esta situación, y no tienen más que copiar de los países más avanzados. Dejando al matrimonio, y a la vida en pareja - a fin y a cuentas, si convives más de un año, a pesar de no contraer matrimonio, el estado, a efectos de separación te considera igual - un papel meramente de celebración social, como antaño.


    Era injusto que un varón rico, al que había acompañado en la forja de su fortuna su compañera sentimental y madre de su descendencia, por culpa de las leyes monogámicas, a una mediana edad pudiese ser conquistado por una jovencita, dejando desamparada a su esposa no hábil para generar ingresos para el hogar.

    Ahora no hay discriminación legal por razón de sexo, y no depende del sexo el poderse ganar bien la vida asalariadamente, si no existe esta discriminación salarial - la masa salarial masculina es mayor, y la per cápita también, pero más basado en la elecciones personales de los sexos a la hora de elegir profesiones y el mayor número de varones entre los mayores, con mejores sueldos por escalafón, y/o por trienios, a lo que hay que sumar aun muchas interrupciones de vida laboral entre las mujeres, a causa de una maternidad no socializada, circunstancia que está cambiando, tanto por el cuidado de los familiares mayores, como de servicios de guardería -.

    En fin que la igualdad, me confieso igualitarista,  es un estado muy difícil de alcanzar, porque los géneros se comportan socialmente aun de distinta manera incluso a la hora de elegir profesiones, pero la ley de las parejas sigue presumiendo un emparejamiento muy desigual, que no se da en la sociedad. y que en caso de ruptura implica una compensación del teóricamente más fuerte al más débil, de tal manera que la propia realidad social, que no es así, comporta que los presumidamente más fuertes, una vez separados se conviertan en débiles, cuando no esclavos - trabajar a cambio de alojamiento y comida, y a veces ni eso - de sus antes "amadas" ex parejas.


    Para paliar este indeseable efecto, sería bueno que el estado copiase la ley francesa, u otras como la australiana, y por supuesto, para los cada vez menores casos de personas que no formasen parte de la población activa, una protección especial, para ayudarlas económicamente, a estas sí, tanto en prestaciones monetarias, limitadas en el tiempo, como mediante cursos de Formación Profesional Ocupacional para incorporarlas al mercado de trabajo, en el caso de que su orientación laboral hubiese sido la de "pareja de".

    En mi opinión, el sexo debe ser gratuito, sea o no por amor, sobre todo en la pareja, y las actuales leyes matrimoniales parece que consideran a todas las mujeres vendedoras de sus artes amatorias, por decirlo finamente.

    Si yo fuese mujer asalariada, lucharía porque a las mujeres no asalariadas, a todas, incluyendo a las que sus parejas proveen  a cambio de sus servicios, fuesen dadas de alta en la seguridad social como asistentas del hogar a costa de su pareja, que es la que disfruta de su trabajo, y en caso de separación, que cobren, del estado la prestación por desempleo, de asistenta, pero no el ahorro, y probablemente el único bien de su ex pareja, con la escusa de ser la parte débil, ya no son el sexo débil, ya sólo deben ser protegidas para ser iguales, no desiguales.

    ¿Cuantas novias le saldrían a un hombre si su vocación fuese la de amo de casa?, ¿Cuantas lo rechazarían y se horrorizarían nada más saberlo?, desgraciadamente aun hay hombres sexistas  que desean mujeres así, pero si se cambia la ley, ¿Cuantas desearán ser así?

    Recomiendo un capítulo de Alien In America donde se trata el tema para l@s que sepan inglés o no les importe bajarse los subtítulos, en el que un padre de un amigo se dedica a ser amo de casa y el hijo de la familia protagonista discute con su madre y su hermana su vocación de amo de casa, la madre, ama de casa, le dice, tendrías que casarte con una mujer rica, y la hija adolescente le contesta, no es necesario, sólo con una mujer que trabaje ¿Acaso papá es rico? o algo similar.

    Machista me parece un término en si mismo sexista, pues recuerda más a macho que a discriminador, y personalmente me considero macho, pero en absoluto discriminador, es más el sexismo persiste, en mi opinión más por la supervivencia de mujeres sexistas que educan en la diferencia de roles por sexos a su descendencia que por los deseos de los varones sexistas, o la misma educación que ellos quieran implantar. En mi educación familiar, mi madre, asalariada, nos ha enseñado, sin diferencia de género a tod@s l@s herman@s las labores domésticas, a pesar de que a mi padre la suya, ama de casa, no, y con esta educación, los dos hermanos, y por supuesto la hermana, somos tres, nos hemos puesto siempre de parte de mi madre en cualquier comentario sexista, pues nos enojaba más el sexismo por desigual que nos atraía el privilegio de ser servidos.


    En fin que aun nos queda recorrido para alcanzar una sociedad no sexista, no sólo por la parte que conviene al sexo femenino, muchos hombres deseamos que acabe también esta lacra sexista en las leyes, de forma que apenas exista la opción de querer dedicarse en exclusiva a sera am@ de casa, simplemente porque no sea una opción viable económicamente.

    Por último, pero no menos importante, cuando esto se consiga, la libertad sexual aumentará, y me refiero al sexo promiscuo entre solteros, que entre parejas los clubes swingers - de intercambio de parejas, orgías más o menos organizadas - cada vez recaudan más. Pues como ya vaticinaba Engels en El origen de la Familia, la propiedad privada y el estado, las mujeres asalariadas jugarán roles hasta ahora considerados masculinos y que en realidad pertenecen a l@s asalariad@s - proletari@s en clave de categoría marxista -, como ha sucedido en sociedades más avanzadas la soltería aumentará, y las relaciones promiscuas entre solteros convencidos también, y a quienes hemos elegido este tipo de vida, incluso a los que a pesar suyo se hayan visto avocados a ella, se nos alegrará la vida sexual cuando estemos en España, menos mal que viajo, porque aquí es difícil encontrar mujeres así, aunque cada vez haya más, aun tienen demasiado donde elegir, y desgraciadamente no soy un adonis para la mayoría de ellas, aunque dispongo de un porcentaje razonable de aceptación como compañero de placeres, como se desprende de mis palabras me gustaría serlo más en el estado actual de la sociedad española que frecuento.





PS:

Capítulo 21

Leyes sobre los esclavos
(Dt. 15.12-18)21:1 Estas son las leyes que les propondrás.
21:2 Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.
21:3 Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él.
21:4 Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo.
21:5 Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre;
21:6 entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre. Levitico 25. 39-46
21:7 Y cuando alguno vendiere su hija por sierva, no saldrá ella como suelen salir los siervos.
21:8 Si no agradare a su señor, por lo cual no la tomó por esposa, se le permitirá que se rescate, y no la podrá vender a pueblo extraño cuando la desechare.
21:9 Mas si la hubiere desposado con su hijo, hará con ella según la costumbre de las hijas.
21:10 Si tomare para él otra mujer, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el deber conyugal.
21:11 Y si ninguna de estas tres cosas hiciere, ella saldrá de gracia, sin dinero.

La Biblia: Éxodo



Vivienda estudia ayudas al alquiler para separados y divorciados | El Periódico de Catalunya | Economía

Publicado con El navegador Flock

No hay comentarios: